Delimitación de la propiedad

El deslinde, y el posterior amojonamiento, permite delimitar de forma exacta sobre el terreno la porción del territorio perteneciente a propietarios distintos; tal como los límites que definen una servidumbre señalan la zona en que un propietario tiene limitados sus derechos.

En España, la ubicación de estas líneas de separación en muchos casos es confusa; sobre todo en zonas rústicas, en donde los linderos pocas veces están claramente materializados en el terreno, dando lugar a multitud de conflictos relacionados con los límites de propiedad.

En cuanto a la legislación correspondiente a deslindes y servidumbres, ésta es muy diversa, y sobre todo dispersa, ya que dicha legislación la podemos encontrar en multitud de leyes y reglamentos, dependiendo de su tipo: aguas, costas, montes, vías pecuarias, hidrocarburos, ley de enjuiciamiento civil, código civil, etc.

El fin de esta problemática se solucionaría plasmando gráficamente y de un modo exacto todas estas líneas de separación en un plano; para ello son fundamentales la cartografía y la topografía pues permiten dibujar de un modo inequívoco los límites entre propietarios y, sobre todo, entre el dominio público y el privado.


 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas por el funcionamiento esencial del sitio ya se han establecido. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlos, consulte nuestra política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.